Una de las posibles coberturas de tu seguro de alquiler es cubrir los impagos en los casos en que tu inquilino no abandone la vivienda y siga generándote gastos a ti como propietario. Protege el pago de las rentas de tu vivienda o local en alquiler y olvídate de problemas.