Tu banco no te va a pedir por teléfono, mail, sms o mensajes, datos sobre tus tarjetas y menos tus contraseñas. No piques en el “carding”